Lesiones laborales

¿Qué causa las lesiones laborales?

Contrario a las creencias comunes, las lesiones laborales no solamente ocurren en trabajos físicamente demandantes, tales como la construcción. De hecho, muchas lesiones ocurren la oficina debido a que las actividades diarias repetitivas causan trauma a lo largo del tiempo. Estas lesiones por exceso de uso, que incluyen el síndrome del túnel carpiano, pueden ser difíciles de identificar inmediatamente ya que aparecen gradualmente. Sin embargo, tales lesiones laborales a menudo son serias, puede causar ausentismo laboral y pueden acarrear gastos al seguro contra accidentes laborales del empleado.

¿Cuáles son las lesiones laborales más comunes?

Aunque ocurren casi 374 millones de lesiones laborales no fatales cada año, casi 90 por ciento de ellas ocurren en la espalda y el cuello. Un equipo ergonómico de baja calidad o mala postura pueden contribuir al dolor crónico de espalda y/o cuello. Los movimientos repetitivos y pasar horas sentado frente al computador pueden contribuir al síndrome del túnel carpiano, que se caracteriza por una sensación de ardor y dificultad para agarrar objetos. Se pueden sufrir lesiones en la espalda, tales como hernias discales o tirones o desgarros musculares por mala postura, mal levantamiento de objetos pesados o resbalones en el piso húmedo de la oficina. Tanto las hernias discales como el síndrome del túnel carpiano pueden causar dolor de nervio que a veces resulta en dolor de cuello y dolores de cabeza. En general, las lesiones laborales surgen en su mayor parte de movimientos repetitivos, caída de objetos, caída y exceso de uso.

¿Cómo puedo tratar una lesión laboral?

Es importante buscar cuidado médico tan pronto como sea posible después de una lesión laboral, para evitar más complicaciones. Una alternativa a los medicamentos contra el dolor es el cuidado quiropráctico, que puede ayudar a una curación más rápida, mejorar la movilidad y la flexibilidad, mejorar la actitud mental y prevenir futuras lesiones. Dependiendo de la lesión, se pueden utilizar diversas técnicas de tratamiento, incluyendo las manipulaciones vertebrales, descompresión, cambios ergonómicos y fisioterapia. Los pacientes que reciben cuidado quiropráctico podrán volver a sus actividades regulares más rápido y sin dolor.